El dictado de la materia Mineralogía Óptica y Sistemática está orientado a desarrollar un conjunto de contenidos específicos vinculados a la temática mineralógica con el objeto de proporcionar al alumno una sólida capacitación en el reconocimiento de las propiedades físico-químicas de los minerales y un entrenamiento básico en algunas de las técnicas de identificación de especies minerales. Se pretende que el alumno comprenda la importancia de los minerales como fuente de información geológica así también como fuente de recurso natural no renovable y de vital importancia para la sociedad.

Mineralogía Óptica y Sistemática es considerada una materia básica para la construcción del conocimiento geológico, que requiere nociones previas de química inorgánica y óptica ondulatoria. Los conocimientos y la práctica que provee resultan fundamentales para el resto de las disciplinas geológicas como las petrologías de rocas ígneas, metamórficas y sedimentarias.

La cursada de Mineralogía Óptica y Sistemática debe proporcionar los conocimientos referentes a las distintas metodologías de identificación, caracterización y clasificación de las especies minerales con énfasis en aquellas más comunes o de mayor importancia para la geología. Se espera que el alumno alcance una buena capacidad descriptiva y, en segunda instancia, se enfoque en los aspectos interpretativos de aquellos rasgos que describe. 

El alumno deberá lograr el conocimiento y el entendimiento de las metodologías de estudio de las especies minerales y de las técnicas de identificación aisladas y complementarias; desarrollar habilidades en la descripción e identificación de las especies minerales, en muestras de mano y microscópicas; y, fundamentalmente, reconocer los principales minerales formadores de rocas.

Consecuentemente, al concluir el curso, el alumno deberá estar capacitado para: 

•conocer y entender las leyes físico-químicas y matemáticas que gobiernan la formación de los cristales,

•describir y asociar cristales a diferentes sistemas cristalinos, 

•comprender y entender la estructura cristalina y las técnicas para su estudio, 

•comprender los principios físico-químicos que gobiernan las propiedades químicas de los minerales,

•    identificar especies minerales a partir de sus propiedades físicas, comprender los aspectos descriptivos que brindan los libros de textos y tablas de identificación y asociarlos al mineral objeto de estudio,

•comprender y determinar las propiedades ópticas en minerales transparentes, e identificar microscópicamente a los principales minerales formadores de rocas,

•adquirir conocimientos básicos sobre metodologías específicas para estudios mineralógicos,

Los trabajos prácticos cuentan con la introducción teórica necesaria para su desarrollo. Las tareas incluyen la observación y la descripción de material didáctico: modelos cristalográficos, minerales en muestra de mano y cortes petrográficos, para lo que se cuenta con el apoyo de instrumental óptico como lupas de mano y binoculares y microscopios de luz polarizada transmitida. Las descripciones se realizan según modelos propuestos por los docentes.


•Las prácticas están organizadas de manera de cubrir 5 horas semanales.

•Se prevé una clase de repaso previo a cada examen parcial en donde el alumno podrá refrescar conocimientos o recuperar trabajos prácticos en caso de no asistencia o no aprobación de algún tema en particular.

•Respecto al trabajo de campo, este está contemplado en el Taller Integral de campo II. Las actividades a desarrollar tendrán como objetivo principal el reconocimiento y el muestreo en el campo de minerales. Luego, los minerales muestreados serán analizados por los mismos alumnos en el laboratorio.

 




La evaluación de los conocimientos adquiridos se realizará:


I. De manera permanente. A través de la participación y el debate de los alumnos, en forma individual y grupal; a través de breves cuestionarios referentes al tema del trabajo práctico a desarrollar y mediante la confección de los informes de los trabajos prácticos.

II. A través de exámenes parciales. Se evaluaran los contenidos y metodologías aprendidas en los trabajos prácticos.

III. A través del examen final. Se evaluará la totalidad de los temas abordados en clases teóricas y prácticas. 

5. CONDICIONES DE REGULARIDAD Y APROBACION DE LA ASIGNATURA 

En cumplimiento con la Resolución Nº 350/14 Reglamento General de Estudios de Pregrado y Grado, se obtiene la regularidad de la materia al cumplir con la totalidad de las siguientes instancias:

Asistencia: Se requiere para mantener la regularidad de la materia una asistencia mínima a las clases prácticas del 70%.

Trabajos prácticos: Aprobación del 80% de los trabajos prácticos correspondientes a cada parcial.

Aprobación de los exámenes parciales o de sus recuperatorios: en número de tres, uno para cristalografía, uno para las prácticas de sistemática y uno para las prácticas de óptica. Todos son de carácter escrito, el segundo y tercero tienen además una parte oral (identificación de minerales). Se aprueban con un 60% de desarrollo correcto.

Aprobación del examen final: de carácter oral, consiste en la evaluación de la totalidad de los temas abordados en clases teóricas y prácticas. La nota mínima para su aprobación es 4 de un máximo de 10. Para rendir el examen final deberá haber regularizado la materia y tener aprobadas las correlativas correspondientes.

Cabe aclarar que, para la materia Mineralogía Sistemática y Óptica, no se establece el régimen de promoción.

Para los alumnos libres, el examen que deben rendir consistirá en dos partes: una escrita, donde se evaluará la parte práctica, y otra oral con la que se evaluarán los contenidos teóricos. Para considerar aprobado el examen, el alumno deberá aprobar ambas instancias.